Lluvia de ranas

Éxodo 8:2 Y si no lo quisieres dejar ir, he aquí yo castigaré con ranas todos tus territorios.

– La Biblia 

Esta mañana me desperté con una clara imagen en mi mente: la escena final de la película Magnolia en la que de repente en una ncohe de lluvia, juntos con el agua, llueven ranas. Llueven muchas ranas, pesadas, gordas, feas. Y llenan el suelo.

http://www.youtube.com/watch?v=6sWJuQD0cL8

Mirando el fenómeno de forma científica (como sobre lo paranormal tengo mis profundas dudas) la lluvia de ranas se clasifíca como fenómeno atmosférico cuya origen,  oscila entre lo normal y lo esxtraordinario; reportaré la explicación  que  he encontrado en Wikipedia:

” En contra de la mayoría de sus colegas contemporáneos, el físico francés André-Marie Ampère consideró que los testimonios de lluvias de animales eran verdaderos. Ampère intentó explicar las lluvias de sapos con una hipótesis que después fue aceptada y refinada por los científicos. Ante la Sociedad de Ciencias Naturales, Ampère afirmó que en ciertas épocas los sapos y las ranas vagabundean por los campos en grandes números, y que la acción de vientos violentos puede capturarlos y desplazarlos a grandes distancias. Más recientemente, apareció la explicación científica del fenómeno, que involucra a las trombas marinas. En efecto, los vientos que se arremolinan debajo del meteoro son capaces de capturar objetos y animales, gracias a una combinación de la depresión en la tromba, y de la fuerza ejercida por los vientos dirigidos hacia ésta. En consecuencia, estas trombas, o incluso tornados, transportaran a los animales a alturas relativamente grandes, recorriendo además grandes distancias. Los vientos son capaces de recoger a los animales presentes en una superficie relativamente extensa, y los dejan caer, en masa y de manera concentrada, sobre puntos localizados (…) ”

Sobre la película mucho ha sido dicho y escrito, sobre el porque me ha venido a la cabeza esta mañana ahora hablaré yo.

En la película se entrelazan historia paralelas, historias de gente con problemas graves que llenan el alma, la cabeza, el cuerpo. Histórias que no dejan dormir, y que ofuscan la visión de futuro. Aparentemente sin esperanza.

Un productor de televisión en su lecho de muerte con cáncer de cerebro y pulmón y un enfermero que es el único que comprende y redime el valor de la esposa del productor; una mujer que descubre el amor cuando ya es demasiado tarde; un conductor de televisión afectado de cancer en los huesos y su hija drogadicta abusada por su propio padre; un policía optimista pero tremendamente solitario; un chico “genio” que participa a un programa de competencia con el abusivo resguardo de su padre; un adulto “ex-genio” que participa al mismo programa y que ahora se ha covertido en un perdedor y, finalmente, un personaje loco que resulta ser el hijo del productor que está falleciendo…

Cada uno con su realidad, con su jardín de confusión y perdición, con decisiones a tomar, con sentimientos ambivalentes, con sus crisis.

Y el azar. Que mezcla las cartas. Y las histórias. Un determinismo que mezcla las vidas como consecuencia de una naturaleza sin razón. Es una película, pero es tan real como la vida misma.

Leonardo Díaz Bouquillard  afirma  que estos personajes “…se encuentran en el lugar donde están no porque quieran, sino por determinadas causas naturales. Es el pasado que no ha acabado con ellos y no pueden cambiarlo. En otras palabras, la inexistencia del sujeto autónomo”

Albrecht Wellmer sostiene que “…no saben lo que quieren, su razón es exclusivamente expresión de fuerzas y relaciones de poder psíquicas y huellas de la presión de fuerzas y relaciones de poder sociales…”

Y en fin Paola Rigiroli piensa que “…hay unas corrientes que hacen que las personas se encuentren. Estas corrientes son sus decisiones, sus diagramas de flujo: si voy por aquí te encontraré a ti, si voy por allí encontraré otro. Por esto las decisiones que tomamos son tan determinantes en configurar lo que hacemos, porque o porque no”.

Por eso llega un momento en que si no decides, si estás atrapado en tu jardín de pensamientos obsesivos e iguales a ellos mismos, si no duermes, si no ves solución (aunque sepas que una tiene que haber), está pasando algo que es muy importante: estás cortando estas corrientes, las fuerzas y relaciones de poder psíquicas, las causas naturales. Estás cortando todo esto. Y te quedarás en el jardin! Oh no!En el jardín no!! Sí!Te quedarás en tu jardín de las  (no) delicias.

La frase recurrente del film “quizás ya acabamos con el pasado, pero el pasado no acaba con nosotros” nos empuja hacia una búsqueda continua de respuestas, por ello  generamos, en el jardín, preguntas.

Y cuando todo parece no acabar nunca, espirálmente retorcíendose sobre sí mismo, sobre “el problema”, sobre “las cuestiones” sin dar paz a los sujetos en cuestión (que son los de la películas, que somos nosotros mismos) qué pasa?!

QUE LLUEVEN RANAS!

R                                   A                                                 N                                     A                                 S

RANAS                                         RANAS                                            RANAS                                     RANAS                  RANAS 

RANAS        RANAS   RANAS          RANAS     RANAS        RANAS         RANAS          RANAS    RANAS  RANAS  RANAS RANAS        RANAS RANAS RANAS        RANAS RANAS RANAS       RANAS RANAS RANAS  RANAS    RANAS RANAS RANAS     RANAS RANAS RANAS     RANAS RANAS RANAS       RANAS RANAS RANAS     RANAS RANAS RANAS  RANAS RANAS RANAS  RANAS RANAS RANAS  RANAS RANAS RANAS  RANAS RANAS   RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS RANAS  RANAS   

RANAS.

(Filippo Tommaso Marinetti estaría orgulloso de mi!)

Y entonces todo se para. Todos se paran. Y los problemas durante algunos segundos, se paran. Aquellos problemas se paran,  dejan espacio a lo que ocurre en el momento y lo que puede causar.

Ahora sé porqué esta mañana me he desperado con esta imagen en la cabeza!

Wise up (Escúchala aquí!)  La banda sonora de la película nos avisa: esta rueda natural de la vida no tiene un final y sólo el despabilamiento (wise up) puede despertarnos del letargo.

Anuncios

4 thoughts on “Lluvia de ranas

    • Hola!Muchas gracias por escribir.
      Pues, la verdad es que el artículo habla exactamente de esta peli, con un análisis de un punto de vista socio-psicologíco y una mirada interior.
      Si lo lees hasta el final (que sé que es largo!!!) verás que hablo justo de esta excelente película!
      PD Muy bonito tu blog!
      Paola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s