Posted in marzo 2012

Lluvia de ranas

Éxodo 8:2 Y si no lo quisieres dejar ir, he aquí yo castigaré con ranas todos tus territorios. – La Biblia  Esta mañana me desperté con una clara imagen en mi mente: la escena final de la película Magnolia en la que de repente en una ncohe de lluvia, juntos con el agua, llueven ranas. … Sigue leyendo

Instrucciones para triunfar en el oficio

Instrucciones para triunfar en el oficio (pdf extracto de libro aqui)

 

Instrucciones para triunfar en el oficio

 (desde el cuento de Eduardo Galeano en el Libro “Bocas del tiempo”)

 

Hace mil años, dijo el sultán de Persia:

-Qué rica.

Él nunca había probado la berenjena, y la estaba comiendo en rodajas aderezadas con jengibre y hie rbas del Nilo.

Entonces el poeta de la corte exaltó a la berenjena, que da placer a la boca y en el lecho hace milagros, porque para

 las proezas del amor es más poderosa que el polvo de diente de tigre o el cuerno rallado de rinoceronte.

Un par de bocados después, el sultán dijo:

-Qué porquería.

Y entonces el poeta de la corte maldijo a la engañosa berenjena, que castiga la digestión, llena la cabeza de malos

pensamientos y empuja a los hombres virtuosos al abismo del delirio y la locura.

-Recién llevaste a la berenjena al Paraíso, y ahora la estás echando al infierno –comentó un insidioso.

Y el poeta, que era un profeta de los medios masivos de comunicación, puso las cosas en su lugar:

-Yo soy cortesano del sultán. No soy cortesano de la berenjena

 

Querido lector,

¿Cuantos cortesanos del sultán conocemos? Y cuantos de la berejena?

¿Qué supones ser cortesano del sultán hoy en día?

Las redes sociales tienen lo que tienen, y una de estas cosas es la posibilidad de tener un “stargate”, una puerta sobre el mundo, que antes no teníamos. Al atreverme a cruzar esta puerta, me gustaría poder escribir que he visto la luz. Pero no. He visto  oscuridad. Y muchísimos corsesanos del sultán.

Os explicaré detenidamente que entiendo con “cortesanos del sultán” en el mundo de las organizaciones, con unos ejemplos concretos:

– Decir “donde manda patrón no manda marinero” refrán en voga entre los más cumplidores del sistema (y admirados por eso!). No cuestionar, no pensar con la propia cabeza. Tener miedo de dar la propia opinión.

– Aceptar sin cuestionarse las palabras de cualquier Guru, solo porque está reconocido como Gurú. Sin averiguar sus fuentes.

– Estudiar en un curso de 3 días “Coaching” y tener una web en las que se dice que se trabaja como “coach”

– Decir “siempre se ha hecho asi'” o “no quiero líos” típica actitud de quien luego lee libros de “Thinking out of the box” (y a lo mejor, como en el puno precedente, se define “creativo”)

– Utilizar la crisis para reducir plantilla, sabiendo que se reducirá también la calidad y el servicio.

– Utilizar la crisis para hacer de cualquier negocio el “mercado del pescado”· regateando el precio de los profesionales serios para luego aceptar trabajar con “alguien” que tiene mucho tirón desperdiciando dinero. O al revés meter el negocio en manos de consultores carniceros, pero que son muy baratos

– Reducir el chocolate del loro, porque las directivas de la Dirección han sido “estas” (libre interpretación del tema)

– Aceptar cobrar la mitad de la mitad, porque asi’  me darán más proyectos (y asi’ destruirás el mercado)

– Utilizar las RSS para difundir mensajes que no reportan fuentes o que repien con una minuciosa meodología copy-paste artículos de otros favoreciendo de esta manera la opinionología y la superficialidad de la información

Hace unos días me encontré en una conferencia para más de 600 profesionales de los RRHH en Barcelona. De los 7 ponentes, 4 han utilizado no solo las mismas metáforas, sino las mismas imágenes, en sus presentaciones.

El sultán somos nosotros. Ellos simplemente han hecho de cortesanos.

 

 

Sigue leyendo

FLOW

FLOW (libro en pdf aqui)

“El estado de fluidez tiende a producirse cuando las capacidades de una persona están plenamente involucradas en superar un reto que es posible afrontar”.

Mihaly Csikszentmihalyi

 

Hoy ha sido un día extraño. Será la luna llena, o el fastidioso y celebradísimo “día de la mujer trabajadora” pero yo siento una energia rara dentro de mi. 

Me he preguntado más de 50 veces a mi misma “…si soy psicóloga, qué hago aquí metida? qué hago haciendo tablas en excel, reclamando facturas, recibiendo llamadas de personas que no conozco y que me piden que les pague un curso?!?!?”

Como en el anterior post describía, hoy también mi cabeza ha encontrado un refugio en un libro: FLOW, un libro de un autor cuyo nombre es impronunciable y que solo se puede escribir sin errores haciendo un copy-paste: Mihaly Csikszentmihalyi (desde este momento en el post aparecerá como “el autor”).

En este libro se habla de fluir, y mira que casualidad: durante la cena he hablado de fluir. Con un consultor muy inteligente he hablado de fluir. Con mi compañera de trabajo he hablado de fluir. 

Fluir, lo tenemos bien presente todos. Es un estado en el que te mezclas con la corriente, te dejas llevar, pero no pasivamente. Tu vas con ella, lo disfrutas. Disfrutas del camino, de las cosas que van pasando y que recoges como posibilidades, como oportunidades (usando una palabra muy común en estos últimos años), porque las ves. La ves porque estás con ellas, fluyendo.

Parece todo tan bonito…y lo es.

¿Porqué  resulta tan difícil fluir entonces?

El autor empieza con este desafío: 

… Nos guste o no, cada uno de nosotros ponemos límites a lo que podemos hacer y sentir. Ignorar dichos límites conduce a negar la acción y, más adelante, al fracaso. Para alcanzar la excelencia debemos entender primero la realidad de cada día, con todas sus exigencias y frustraciones potenciales. En muchos de los antiguos mitos, quien quisiera lograr la felicidad, el amor o la vida eterna tenía que atravesar previamente las regiones del averno“.

Entender la realidad de cada día es el primer paso. Saber lo que pasa, como me siento, lo que quiero cada día, como lo quiero, y sobretodo: para qué.

Si tengo claro lo que quiero será más fácil fluir….ya. Y si no lo tengo tan claro? Esto tiene que ser lo de pasar previamente por el averno…

Vuelvo a citar el autor.

“Vivir significa experimentar a través del hacer, del sentir y del pensar. La experiencia tiene lugar en el tiempo, así que el tiempo es el recurso verdaderamente escaso que tenemos. A lo largo de los años el contenido de las experiencias determinará la calidad de vida y, por ello, una de las decisiones más esenciales que podemos tomar tiene que ver con cómo invertimos o a qué dedicamos el tiempo…” 

Es decir: no lo tengo que saber ya, lo que quiero. No pasa nada! Qué alivio!

Solo me tengo que dedicar a como ocupar mi tiempo, y tomar decisiones esenciales acerca de ello!

Ahora atención: resulta que si trabajamos medianamente 8 horas al día estamos dedicando UN TERCIO de nuestra existencia diaria a la actividad supuestamente productiva. Sin embargo:

…entre un cuarto y algo más de la mitad de nuestra energía psíquica es dedicada a estas actividades productivas, según el tipo de trabajo que se haga y según se trabaje a tiempo parcial o a tiempo completo. Aunque la mayoría de las personas que trabajan a tiempo completo pasan en el trabajo alrededor de 40 horas a la semana, lo que significa el 35% de las 112 horas que pasamos despiertos a la semana, la cifra no refleja exactamente la realidad, ya que de las 40 horas semanales dedicadas al trabajo, generalmente sólo se dedican 30 a trabajar, mientras que las restantes se dedican a hablar, fantasear, hacer listas y otras ocupaciones lateralmente irrelevantes…

Hay que admitirlo: de 40, 10 horas se dedican a otro tipo de actividades mientras supuestamente estaríamos trabajando. Pienso en las horas que paso en las redes sociales, las horas que paso haciendo listas de cosas para hacer cuando salga del trabajo, o incluso lista de cosas que quiero hacer mientras estoy en el trabajo, pero que trabajo no son. Muy bien! son muuucho más que 10 horas! Es decir que para hacier bien lo que hago, necesito menos de dos tercios del tiempo que tengo disponible. Qué hacer con el resto?

Sigamos:

El tiempo libre que queda al margen de las necesidades productivas y de mantenimiento es tiempo libre u ocio que constituye aproximadamente otra cuarta parte del tiempo total. Según muchos pensadores del pasado, los hombres y las mujeres sólo podían realizar su potencial cuando no tenían nada que hacer“.

Espera! Entonces mi POTENCIAL!!! se desarrolla mejor si no estoy trabajando?donde se supone que USE todo mi potencial?!

Eso es totalmente cierto. Las mejores ideas que tengo, las tengo debajo de la ducha: cuando estoy haciendo una actividad de “mantenimiento” (asi’ define el autor las actividades que practicamos para nuestro mantenimiento físico, cuales dormir, comer…etc). Es más, cuando estoy en el medio del fin de semana, un sábado por la tarde después de la comida, tengo mucha más motivación y gana de hacer cosas, crear, construir, cambiar, incluso producir. Soy más sociable, comunicadora, abierta, conectada.

Los filósofos griegos afirmaron que es durante el ocio cuando nos hacemos verdaderamente humanos por poder dedicar tiempo al desarrollo de uno mismo: al aprendizaje, a las artes y a la actividad’política. De hecho, el término griego que designaba el ocio, scholea, constituye la raíz de la palabra “escuela”, puesto que se suponía que la mejor utilización del ocio era el estudio…”

Empiezo a pensar en que si para desarrollarme necesito estar en mi tiempo libre, entonces todas mis convicciones acerca del desarrollo personal y del desarrollo profesional se vienen abajo.

Ahor lo veo claro: lo que tengo que hacer para empezar a fluir es DARME TIEMPO. 

…una persona puede amar su trabajo y otra odiarlo; una persona puede disfrutar del tiempo libre y otra aburrirse cuando no tiene nada que hacer. Así pues, aunque lo que hacemos día a día tiene mucho que ver con la clase de vida que llevamos, es mucho más importante saber cómo vivimos por dentro lo que hacemos“.

Es mucho más importante SABER CÓMO VIVIMOS POR DENTRO LO QUE HACEMOS.

A partir de aquí, ya, digo yo, podemos FLUIR.

Para esto recomiendo la lectura del cap. 3 “Como nos sentimos cuando HACEMOS COSAS DIFERENTES”.

 

 

 

 

Sigue leyendo

El arte de la prudencia

El arte de la prudencia

Hoy, después de 8 horas acompañando a equipos comerciales en su reunión bimensual, de repente me acordé de que tenía este libro disponible en el ordenador: “El Arte de la prudencia”. Con una salto a la libre asociación freudiana, me he dado cuenta que lo que estaba viendo era la esceníficación de un “como si”:

– “como si estuvieramos reunidos” pero en realidad cada uno está con su blackberry o con su iphone

– “como si compartieramos objetivos” pero en realidad hay un personaje visionario, el jefe, que repite desde hace un año las mismas 3 ideas además totalmente SMART (hay que vender más, hay que vender más caros, hayq ue vender por valor).

– “como si tuvieramos dirección” la palabra estrategía va volando, acompañada de interrogantes y de miradas complices, donde la complicidad rueda alrededor de la indefición

– “como si todo fuera bien” cuando los resultados son manipulados, maquillados, creando autoengaño, pero al fondo…acabamos creiéndo a nuestra propia mentira

– “como si estuviera participando activamente” mientras tomo notas mecánicamente de algo que me parece totalmente inaplicable e improductivo.

Allí,  en este momento,  el amigo Baltasar Gracián desde el 1647 me recordó algunos principios que me parecieron muy actuales. En general en las reuniones comerciales algunos  de estos principios son presentes,  otros me gustaría que lo fueran. Dejo al lector la imaginación sobre cuales son los primeros y cuales, los segundos.

14- La dura realidad, endúlzala con buenas formas

15- Rodéate de gente inteligente

18- Combina siempre sabiduría y esfuerzo

20- Cada hombre tiene su momento

25- Aprende a ser buen entendedor

43- Tu verdad dila a los menos, a los más diles lo que qiueren oir

55- El hombre ha de saber esperar

62- La gloria de tu subordinados es tu gloria

299- Deja a la gente deseando más de lo que le das

300- En una palabra: santo!

En fin, eso es!

 

 

 

Sigue leyendo